Para diabéticos

Para diabéticos

El estilo de vida actual de sedentarismo y alimentación rica en azúcares puede llevar al organismo a desarrollar una diabetes tipo 2. Basar la dieta en alimentos de bajo índice glucémico ayudará a evitarlo o reducir los síntomas.

 

Cada vez que tomamos algún alimento con carbohidratos lo que ocurre en primer lugar es la ruptura de esas grandes moléculas de carbohidratos en moléculas de glucosa más simples.

En cuanto esto tiene lugar el páncreas se pone a producir la hormona insulina encargada de transportar la glucosa de esos alimentos a las células a través de la sangre.

Esta glucosa es utilizada por tejidos y órganos como el carburante más inmediato para funcionar, principalmente por el cerebro y el corazón, sin aportes de glucosa el cuerpo necesita poner en marcha otros mecanismos más costosos para obtenerla.

Sin embargo, el consumo excesivo de azúcares somete al páncreas a una sobreestimulación, este se ve obligado a producir insulina continuamente lo cual lo deja agotado, y su rendimiento cae.

Por otro lado lo que puede ocurrir es que ante el exceso las células generen una resistencia a la entrada de insulina, de modo que el azúcar queda en la sangre dejando niveles muy altos o hiperglucemia, es lo que ocurre en la diabetes tipo 2.

Este tipo de diabetes nada tiene que ver con la diabetes tipo 1 en la que la hiperglucemia se produce por la destrucción de las células del páncreas, por lo que no habrá producción de insulina y está tendrá que ser administrada por vía externa.

En la diabetes de tipo 2 las causas están relacionadas con el tipo de vida sedentaria y de alimentación demasiado procesada y azucarada, suele darse en personas con sobrepeso y obesidad, pero no siempre.

Realizando cambios como hacer algún deporte regular y cambiando a una alimentación sana y de bajo índice glucémico puede evitarse la diabetes tipo 2 o reducir los síntomas.