Hipocalóricas

Hipocalóricas

Cuando hablamos de una alimentación hipocalórica nos referimos a aquellas cuyo contenido en calorías sea muy bajo y el de nutrientes alto, es decir que aunque estés consumiendo pocas calorías al día no estás en riesgo de sufrir carencias nutricionales. En este tipo de dietas es muy importante vigilar que estás comiendo muy variado y equilibrado. Las dietas hipocalóricas se basan principalmente en esto, pero hay expertos que recomiendan no seguirlas ya que ante esta situación el organismo se adapta a la restricción calórica, reduce su gasto metabólico y cuando vuelves a la dieta normal tu organismo mantiene este ahorro energético en el que puedes recuperar lo perdido durante el tiempo que el organismo se acostumbra a comer como antes. Lo más recomendable en estos casos es usar el sentido común, si quieres perder peso, come de todo en menor cantidad, ve reduciendo poco a poco el número de calorías sobre todo por la noche, donde los platos más hipocalóricos (sin dejarte con demasiada hambre que no puedas dormir) surtirán efecto. Otro consejo es que no te sometas a ninguna dieta en la que te prohibas alimentos o cantidades obsesionándote y creando un estado de ansiedad, bucles de pensamientos negativos, castigos y frustración que acabarán por hacerte engordar. Lo mejor es disfrutar de lo que haces, de los platos que comes, que te gusten, que sean sabrosos, equilibrados y sanos y que no te castigues si cometes algún "error" en tu dieta.