Colección digestiva

Digestivas

Las digestiones pesadas pueden ser fruto de alimentos o comidas demasiado rápidas, abundantes o con combinaciones explosivas, pero también del estrés. Es decir, que la digestión depende tanto de lo que comemos y cómo lo comemos, como de las emociones en cada momento.

 

Algunos problemas digestivos como gastritis y acidez también pueden estar relacionados con esto.

Platos de digestión fácil ayudarán a reducir estos problemas o a transitar a una dieta normal tras un ayuno por ejemplo.

Para ello es importante comer con poca grasa, sin fritos, ni picantes, ni ajo, ni cebolla, con poca fibra, comer platos cocinados o cremas, evitar lo crudo ya que es de difícil digestión. Las frutas mejor en compota o al horno con alguna especia como canela.

En cuanto a los cereales, que sea mejor arroz blanco ya que la fibra complica el proceso, quinoa o trigo sarraceno y bien cocinados. Legumbres en puré mejor y la proteína animal que sea preferiblemente pollo, pavo a la plancha y pescados al horno o al papillote, huevos en tortilla y lácteos sin grasa.

Incluye infusiones de hierbas como melissa, pasiflora, poleo, manzanilla... hierbas aromáticas para condimentar como orégano, romero, cilantro, tomillo, albahaca y especias como cúrcuma o jengibre.

Come y mastica despacio, evita beber mucha agua durante la comida ya que diluye los jugos gástricos y complica la digestión cuando es en exceso.

Evita el café, tabaco, alcohol y bebidas carbonatadas con azúcar.