Colección antibiótica

Antibiótica

Algunos alimentos tienen propiedades antibióticas que, además de protegernos potenciando el sistema inmune pueden regenerar la flora perdida por tratamientos médicos. 

 

Los antibióticos están elaborados para destruir diferentes familias de bacterias acabando así con las bacterias perjudiciales, pero también con las beneficiosas.

El uso innecesario de antibióticos resulta en una flora intestinal pobre, lo cuál se traduce en una disminución de la función inmunitaria y por tanto de protección frente a organismos patógenos. Paradójicamente un exceso de antibióticos nos deja más expuestos a infecciones y provoca la aparición de bacterias resistentes.

Sin embargo, existen alimentos con propiedades antibióticas que ayudan en la prevención de la entrada de organismos patógenos potenciando el sistema inmune sin destruir la flora intestinal. Permiten reducir los síntomas y duración de resfriados y gripes. Pueden ser además muy beneficiosos durante un tratamiento médico con antibióticos como complemento y regeneración de la flora

Los alimentos con estas propiedades son las frutas cítricas y verduras ricas en vitamina C (naranja, kiwi, pimientos, frutos rojos, brócoli), alimentos ricos en selenio (huevos, pescado, cereales integrales, carnes, lácteos), zinc (semillas de calabaza, lácteos, huevos...), compuestos azufrados (cebollas y ajos contra hongos), miel (usada en medicina china para el tratamiento de úlceras estomacales), pre- y pro-bióticos (alimentos fermentados como yogur, kéfir, chucrut), plantas aromáticas y especias (Pimienta de Jamaica, tomillo, menta, albahaca, romero, orégano, estragón, clavo, laurel, cilantro, eneldo, nuez moscada, cardamomo, pimienta, jengibre, anis, hinojo, mostaza, perejil, comino).